Algunos colores en el ambiente ayudan a las personas a realizar ciertas actividades. Por ejemplo, los lugares en los que predominan:

  •  Los colores cálidos ―como los naranjas o rojos― son buenos para estar activos y hacer ejercicio, 
  •  Los colores fríos ―como los azules o verdes― son mejores para la concentración.


 Existe una respuesta positiva, en aquellas personas con dolores o depresión que fueron tratadas con terapias en las que se usaron luces brillantes de cualquier color.

Otro ejemplo es la sensación de relajación, reducción de estrés y de pánico en personas envueltas en un ambiente de luces color violeta.

Cada uno de los colores tiene un efecto específico para cada parte del cuerpo humano.






Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted